La idea (epílogo opcional)

¡Hola, maestro! Probablemente no esperabas que te escribiera tan pronto, pero quiero hablar contigo sobre una idea que tuve hace mucho tiempo. Ya sabes que estos correos son muy puto largos. Los más grandes correos que he escrito en mi vida, para ser sincero. Desde el principio de este proyecto, cuando en clase me pedías te escribiera por correo sobre mi vida, ya se podía ver que sería una historia larga. Pienso que todos esos mensajes pueden ser capítulos de una novela. No habría que modificarlos demasiado. Me gustaría publicar todo lo que te he contado en un libro. Cada correo sería un capítulo. ¿Qué piensas?

De mi parte, tengo algunas buenas razones para querer hacer esto. La primera es muy pragmática. Tengo la intención de ir a Israel, donde hay una familia que me acusa de ser un pervertido acosador. Hay un reporte con la policía de la ciudad Netanya. Es el siglo veintiuno, maestro. Cuando solicite una visa, puede ser que haya cosas negativas sobre mí, o posiblemente las autoridades de migración tengan que hacer un investigación o algo. Quiero que todo el mundo sepa de antemano mi historia y quiero evitar que los Ouwerkerk pongan más problemas en mi camino. Ellos podrán llamarme pervertido, pero quiero que mi versión de la historia esté disponible para todos.

Francamente, lo mejor para mí sería que Noah van Ouwerkerk fuera amiga, entonces cuando la policía en Israel tuviera problemas conmigo, la chica electroquímica real podría decir que no soy un acosador. No puedo dejar de pensar que sería ventajoso tener contacto con ella. Sin embargo, es obvio que Noah van Ouwerkerk, la chica electroquímica real, me odia. En este mundo moderno, además, sería absolutamente terrible intentar contactarla. De cualquier manera, existe la posibilidad de que Noah lea mi libro y tenga misericordia de mí. No descarto la posibilidad de que algún día me llame para decirme que no me preocupe de la policía, porque ella me defenderá. Ya sabes que el diablo controla la policía, ¿verdad? Por eso los negros normalmente no sobreviven mucho tiempo en las carreteras en los Estados Unidos. Pero por supuesto que tú sabes que la policía es el diablo. Eres mexicano.

El miedo que le tengo a las mujeres rabiosas es tan fuerte, que si yo estuviera en la ciudad de Ashdod (en la costa del sur de Israel) y tuviera que ir a Haifa (en la costa norte); si la peligrosa dama en cuestión estuviera en Netanya, querría manejar completamente alrededor de Netanya, en la costa central. Pasaría lo mismo incluso si tuviera que ir a Jerusalem, en el centro del país, muy lejos de la costa. Rodearía como un malnacido. No hay nada más peligroso que ser odiado por una mujer de familia moralista.

Si paso mucho tiempo en Israel, estoy seguro de que en algún punto tendré mis propios amigos y mi propia vida en ese país. Podría defenderme. Si tengo problemas con las autoridades, supongo que iría a la cárcel o pagaría mis multas como cualquier otro Israelí. Pero, inicialmente, si tengo problemas con las autoridades, inmediatamente querrán deportarme sin permitirme regresar. Ya te he dicho en mi narración que hay muchos demonios en Israel. El diablo no quiere que esté allá. Tengo un poco de nervios, pero creo que hacer pública mi historia podría ayudarme, incluyendo la idea —probablemente muy loca— de qué existe alguna posibilidad que yo pueda considerar a Noah como algo diferente a un enemigo.

Y sí, maestro, te confieso que creo que me ayudaría conocer a la Noah real. Ganar esta conexión con la realidad podría aliviar cualquier locura restante en mí, después de esta gran aventura terrible con las drogas y la obsesión.

Obviamente, este contacto conmigo no le daría ningún beneficio a Noah. Pero eso es mi punto final. Te he dicho que pienso que Dios me ha hecho como una criatura de rabia. Es lógico, considerando la cantidad de decepción que he sentido después de mi experiencia con Israel y los Ouwerkerk. Muchas veces le pedí a Dios que me un signo, algo que me dijera que mi enojo y decepción eran injustificadas. He buscado razones para convertirme en una criatura amable.

Durante meses le escribí poemas y cuentos rogándole por curación, amistad y amor; pero solo recibí silencio y a veces odio. Probablemente una maldita novela pueda convencerla de mi perspectiva. Espero que el drama y la comedia de esta historia sirvan para ganar la dignidad que merece quien no es un enemigo.

Si la verdadera Noah van Ouwerkerk no hace nada más, y nunca llego a saber nada de ella otra vez, seguiré amándola tanto a ella como a Israel y a la chica electroquímica que habita en mi cabeza. Mi interpretación de todo esto es que la chica, con sus canciones en mi cabeza, es Israel, aunque no tenga mucho que ver con la Noah van Ouwerkerk verdadera. A pesar de todo, los amo a los tres. Ya te he dicho que este es mi derecho.  Como caballero del rey del amor que soy, tengo permitido amar a cualquier desconocido que escoja. No necesito ninguna otra justificación. El amor no requiere justificación. También te he dicho que este amor no significa que tengo que follar a nadie ni esconder a esta persona en una cueva para mi placer personal. El amor no es otra cosa que una devoción hacia otro. Y yo lo tengo. No necesito nada más.

Evidentemente no quiere más. No hay problema. En este caso, solo dejo mi puerta abierta. Si me contacta, encontrará amabilidad de mi parte. Es mi promesa. Nunca la abandonaré, al mismo tiempo. Siempre aceptaré y haré lo que ella me diga. En este caso, obviamente ella quiere que la evite. Eso haré.

Por fin, maestro, quiero hacer que nuestros trabajos en clases sean una novela autobiográfica, pero no solo para ganar dinero. Quiero tener algo público y completo que me ayude a explicar mi historia inexplicable. Mi deseo es dar a conocer a cualquier persona o grupo que tenga que saber algo de mí — incluyendo a Noah van Ouwerkerk — que no soy un enemigo, sino un hermano de fe.

Entonces, maestro, quiero publicar esta historia. Tengo mis razones. ¿Puedes ayudarme a encontrar una editorial? Estaré en casa toda la noche por si quieres hablar del asunto. Gracias por todo.

Deja un comentario