La caída del ángel (el tercero capítulo)

Maestro, no es difícil explicar la razón por la que yo fui a la sex shop en ese momento. Es difícil explicar lo que pasó ahí y en los días posteriores. Pero lo haré luego. Por la explicación de mi viaje al sex shop, menciono que tú probablemente crees que el título de este correo se trata de un monje viejo y puro que cayó en la lujuria por una adolescente y que se sumió en un mundo de pecado y perversión. No es la verdad. En correos anteriores mencioné que yo amo a Dios. También te dije que estudiaba hebreo, la Biblia y el judaísmo. Te dije que odio la cultura de la religión y aunque esto perece una contradicción y una evidencia de locura; sin embargo, hay una diferencia muy grande entre espiritualidad verdadera, fe genuina y cultura religiosa.

La fe legítima requiere ciencia de Dios, que Dios es el amor y el infinito, y una relación personal con Dios. El creyente actualmente contempla asuntos de la vida con Dios en mente. Aunque la cultura religiosa solo es una manera de vivir sin contemplación, solo costumbres del grupo. Por ejemplo, según la cultura religiosa, es aceptable tomar alcohol después de las siete en la noche, pero más temprano, no, porque es común en la cultura tomar alcohol después de las siete, pero nadie tome más temprano. Pero el creyendo en una fe verdadera sabe que el alcohol es un medicamento y una sustancia de placer que puede beneficiar a la salud y ser placentero, pero también puede ser peligroso y causar problemas. Es importante contemplar las razones para beber alcohol en situaciones especificas y con personas especificas para determinar si se debe tomar alcohol y cuanto alcohol se debe tomar.

Tengo otro ejemplo. Normalmente las comunidades religiosas no aceptan a los homosexuales porque su manera de vivir es simplemente inaceptable para el grupo, los fumadores, al contrario, no, porque muchas personas fuman. Normalmente la razón por la que expulsan a los homosexuales es que no se arrepienten de su pecado. Creen que cada vez que un homosexual tiene sexo con un miembro de su género, es un pecado nuevo, y después de cada vez, se tiene que arrepentir. Pero los fumadores fuman un cigarro cada hora y nadie requiere que se arrepientan después de cada cigarro. Además, dicen que hay mandamientos contra la homosexualidad en la Biblia, pero no hay mandamientos contra los cigarros. De hecho, no había cigarros en la época ni en la región de la Biblia. Y no quieren contemplar ese hecho. El tabaco es como el alcohol, un medicamento de la naturaleza que tiene menos beneficios que el alcohol y más desventajas. En épocas primitivas masticaban la planta para obtener energía. Pero hoy añadimos cientos de químicos al tabaco e insertamos cantidades enormes de humo adentro de nuestros pulmones. 

No tenemos que contemplar por mucho tiempo que Dios, el amor infinito y perfecto, probablemente prefiere que no fumemos cigarrillos en la mayoría de las situaciones. Pero la cultura de la religión no quiere contemplar tal cosa. Opina el grupo que la homosexualidad no es buena, pero fumar es aceptable. Por eso tengo amigos que son gay que no pueden ni siquiera entrar en una iglesia a pesar de que no tienen novio desde hace muchos años. Solamente no pueden comprometerse a una vida de célibe, mientras yo fumo cigarrillos cuando platicando con mi pastor en el porche de la iglesia.

Y por supuesto, tenemos a Harold. ¿Es de veras un cristiano falso? No sé. Al menos es un cristiano débil. Tiene miedo de hombres porque el mundo le ha enseñado a tener miedo de los hombres, y se siente como un héroe si protege a las mujeres de los hombres. No es esta tendencia especialmente mala en sí misma. Las personas necesitan protección. Pero Harold no quiere esperar hasta que el hombre haga algo malo. En su cultura religiosa, los hombres viejos no hablan con muchachas. Y punto. Cuando un hombre habla con una mujer, tiene oportunidad de sentirse como un héroe. Usa la cultura de su religión para avanzar en sus defectos psicológicos. Si mi percepción de Noah es una gran demostración de apofenia, y ella le dijo a su papá que odiaba al hombre desconocido, podría simplemente decirle a ella, “dile que no tienes interés”, o quizá mejor: “Es importante ser amable con los extraños; pero es un hombre viejo y hay hombres viejos malos en el mundo. Entonces, si quieres practicar hebreo, por favor dime si él te dice algo malo.” Aunque los viejos que hablan con muchachas no es algo común. No es una parte de su cultura religiosa.

Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.

Éxodo 22:21

Arriba hay un versículo de la Biblia. No es solo un mandamiento sobre extranjeros, porque hay la parte “extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto”. En otras palabras,

Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Mateo 7:12

Arriba he escrito dos versículos de la Biblia para demostrar que odio la cultura de la religión y acusar a un hombre de que sea cristiano falso, o al menos un cristiano que ama la cultura de la religión más que las perspectivas de su Dios. Además, he asegurado que tengo una fe legítima, con base en la razón y en mi comprensión de Dios por mí mismo. ¿Cómo es posible que alguien que odia la cultura de la religión se vuelva experto de la Biblia, y por qué un tipo así estudiaría hebreo, judaísmo y viajar a Israel?

De hecho, yo no fui jamás un miembro de la cultura religiosa. Crecí en una familia secular, y no tenía una fe religiosa heredada de mis parientes. Buscaba mucho en mi juventud: budismo, chamanismo, wicca y otras filosofías. Básicamente tenía interés de todas las religiones y filosofías del mundo salvo el cristianismo, la religión más común en mi país. Aparentemente es fácil no estar impresionado de la cultura religiosa, y cuando alguien no está contento con su espiritualidad, raramente busca soluciones en la iglesia de la esquina o en la escritura en su estantería.

También experimenté con las drogas. Leí a Carlos Castaneda y tuve fascinación por las búsquedas de la visión. Mis deficiencias primarias son el sexo y las drogas. En la preparatoria yo era un muchacho guapo, pero inmaduro. Era diferente de los otros, inteligente y bohemio, pero inseguro. Entonces tuve unas novias, pero era porque las chicas raras me encontraban especial. “Eres único”, me decían. “¿Quieres ser mi novio?” Entonces tuve algo de sexo porque era guapo, pero no mucho porque realmente era un imbécil. Naturalmente un muchacho como yo gravitaría en porros y cosas de ñoños como los juegos de Dungeons and Dragons con los amigos. Solíamos discutir sobre filosofía y tomábamos LSD, además de la marihuana, aunque solo por quizá seis meses después de la preparatoria. Cuando trabajaba en un antro, desarrollé el hábito de consumir cocaína y metanfetaminas. Me uní al ejército para escapar de esa vida.

Mi primer año en el ejército fue una vida típica para un soldado. No tomé drogas y me volví sano y fuerte en la infantería, aprendí disciplina y responsabilidad. Aunque, había vacaciones entre mi primera estación en Forte Benning, Georgia, y mi segunda en Grafenwöhr, Alemania. Regresé con mis padres en Dallas, Texas, ese diciembre de 1994. Hubo una gran fiesta por Año Nuevo Fue la madre de todos los desmadres, y de veras creí que iba a morir. En ese día, el primero de enero de 1995, me volví un cristiano. Fue un momento de “¡pinche perro Jesucristo ayúdame!” Después me mudé a Alemania por la segunda parte de mi servicio.

Me perece que mi confesión de fe realmente le no cayó bien al Diablo. Mencioné que usaba drogas antes de mi temporada en el ejército, pero yo era tan inmaduro por las chicas, pero en Alemania no tomaba muchas drogas – no eran permitidas y había pruebas antidopaje – entonces, 1995 y 1996 fueron los años de las mujeres. Mujeres son sus tentaciones más fuertes y sus armas más poderosas. Al menos para mí. En todos los casos, yo estaba en Alemania, era joven, sano y viril, con suficiente dinero para tener muchas fiestas y muchas mujeres, y de hecho había mucho de todo, incluso orgías y tríos, muchos viajes a Praga, Francia, España, diferentes mujeres cada semana, e incluso dos novias muy significativas. Hasta experimentación con sexo con hombres. Sí, yo era cristiano. Aparentemente un cristiano muy liberal. Leía la Biblia por mí mismo, no fui a ninguna iglesia, pero defendía a Dios de mis amigos cuando éramos borrachos. No era un cristiano falso. Pero opinaba que, a Dios, el amor perfecto, la infinitud absoluta, no le importa el largo de la falda de una mujer o todos los detalles ridículos que son tan importantes en la cultura de la religión. Nunca leí nada de eso en la Biblia. Solo entendía este fundamento:

Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.

Lucas 10:27

Sin embargo, en 1996, todas las diversiones me perecían vanas y aburridas. Perdí una novia muy significativa y decidí finalmente asistir a una iglesia. A pesar de que encontré mis primeras experiencias de teología ahí, también encontraré mi primero pastor narcisista. Serían muchos semejantes pastores en mi vida eclesiástica. Y jamás durante 20 años de asistir a iglesias pude encontrar a un pastor que pudiera considerar mi maestro. Además, mientras envejecía, empecé a ver que una vida tranquila y llena de bondad, como prescribe la Biblia, es una buena vida, y en mi vejez hacía menos “pecados” por falta de una palabra mejor, pero en general, mi vida después de mi conversión a la fe cristiana, mi vida ha sido más salvaje que antes.

Nunca he sido un miembro de la cultura religiosa, ni tampoco he sido un ángel. Pero el título de este correo es “La caída del ángel”. ¿Por qué?, si yo no soy el ángel del título. Al principio te dije que sería fácil explicar por qué fui a la sex shop cuando Noah me dijo que me odiaba, pero no va a ser fácil explicar lo que pasó ahí. La razón es simple. Fue un tipo de venganza contra el rechazo de Noah. Por ejemplo, en 2004, tuve una gran discusión con mi esposa y me fui enojado a un local de strip tease para tener un baile privado solo para poder decir que estaba libre de mi perra esposa, al menos por este momento. Solo fue una reacción de estrés y enojo. Asimismo, mi viaje a la sex shop después de mi conversación con Noah fue una reacción de estrés y enojo. Aunque, cuando llegué al sex shop no sucedió lo que sucede en “un privado”. Será muy difícil relatarte lo que pasó, y tendrás que entender ciertos asuntos de filosofía. La mejor manera de relatarte los asuntos es simplemente decirte una leyenda que explique como la realidad es construida. Por consiguiente, el ángel del título que cayó no soy yo. Es otra persona. Te contaré la leyenda mañana con mi siguiente correo. Creerás que todo es muy raro y diferente a mi historia de Noah, pero es importante para entender todo.

Deja un comentario